El impacto de los diferentes ERP en la industria española

El impacto de los diferentes ERP en la industria española
Si hablamos de ERP en una conversación casual, es posible que gran parte de nuestros interlocutores no sepan a qué nos estamos refiriendo. Sin embargo, se trata de un concepto ya firmemente asentado en la industria, que desde hace años viene acometiendo un proceso de digitalización que tiene en la aplicación de estos sistemas uno de sus mayores exponentes.
La denominación “ERP” hace referencia a las siglas en inglés de Enterprise resource planning. Algo así como “planificación de recursos de la empresa”. Un ERP es un sistema de gestión que permite a la empresa cubrir todas sus necesidades de organización interna: desde la planificación de la producción hasta la logística necesaria para distribuir el producto, pasando por el diseño y por la planificación de todos los procesos productivos.
Para ser verdaderamente útiles y servir a la empresa, los ERP integran y automatizan todos los procesos y datos, permitiendo su manejo integral a través de una sola plataforma. Un sistema integral de gestión permite a las empresas evitar las duplicidades de procesos, los errores y mejorar su eficiencia.
En este sentido, los ERP son una contribución esencial desde la empresa al Plan de Recuperación y Resiliencia, que ya está empezando a ejecutar España, y que inyectará 140.000 millones de euros procedentes de fondos europeos en nuestra economía.
La finalidad del plan, a la que contribuyen sistemas como los ERP, es renovar el modelo productivo y hacerlo más resiliente y sostenible, incorporándolo plenamente a la digitalización.
Tipos más habituales de ERP
Ahora bien, la clave de los ERP es que se adaptan a las necesidades de tu negocio, de forma personalizada y eficaz. Porque aunque todos tienen un canal de distribución, unas necesidades de producción y una logística interna, por ejemplo, cada sector tiene sus particularidades.
Por eso, para que cada negocio encuentre la mejor solución y obtenga los mejores resultados, hay diversos tipos de sistemas ERP especializados. A continuación, te invitamos a conocer los tipos de ERP más habituales que puedes encontrar en el mercado.
El ERP para Industria Alimentaria permite controlar todo el proceso productivo de la empresa. Una de sus finalidades es garantizar la trazabilidad absoluta de la producción, optimizando los procesos y obteniendo la máxima eficiencia.
ERP para la Industria del Metal. En este caso, su diseño está adaptado a la principal característica del sector: los altos costes de producción. Este ERP permite controlar todos los productivos de la empresa, mejorando su efectividad, la calidad y la capacidad de la planta.
ERP para fabricantes de maquinaria: en este caso, se tiene especialmente en cuenta aspectos como la configuración de la producción, los estándares de calidad o el control total de los almacenes.
Además, existen también ERP específicos para la industria textil, la química o el sector plástico, entre otras.
Todos están diseñados a la medida de cada sector, pero tienen en común su plena adaptación al nuevo paradigma de la Industria 4.0, en la que todos los procesos de la empresa se conectan entre sí y están digitalizados. En este sentido, el ERP en la nube es el más utilizado, lo que ofrece mayor seguridad, ya que cuenta con un sistema de encriptación muy avanzado y seguro, y una mayor flexibilidad, permitiendo el acceso al software desde cualquier dispositivo.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.