Cosas a tener en cuenta antes de la transformación digital de un E-Commerce

Cosas a tener en cuenta antes de la transformación digital de un E-Commerce
La transformación digital de un e-Commerce es una tarea con la que los comerciantes más clásicos tienen que ajustar cuentas alguna vez. Por desgracia, en quizás demasiados casos el proceso se enturbia y los planes de desarrollo acaban por volverse una auténtica misión suicida. La principal causa de este “Desembarco de Normandía Digital” es que suelen darse por sentado ciertas consignas.
 El siguiente artículo está enfocado a clarificar una serie de errores comunes, aunque poco predecibles para los más nuevos, para que la inversión de los emprendedores digitales esté lo más salvaguardada posible.
1.No todos los CMS son igual de escalables
La elección de la plataforma de gestión e-Commerce es fundamental, pues definirá la escalabilidad del negocio en función del flujo de pedidos del checkout y determinará la tasa de abandono de carrito. Sin embargo, no son pocos los e-Commerce que prefieren anteponer el ahorro inmediato frente al desarrollo futuro.

Para empezar, si el CMS no es escalable, a medida que el sistema crece, las capacidades de la plataforma merman, hasta el punto de llegar a formarse un tapón en la tramitación de notificaciones.
Tal desavenencia tiende a resolverse con una migración, si es que la plataforma lo permite.

Por otro lado, la escalabilidad también posibilita la optimización del buyer’s journey en pos de una experiencia satisfactoria, mejorando así la conversión y evitando fugas del embudo. Puede que la magnitud de los beneficios que esto supone no se perciban durante los primeros años de vida del negocio, pero son vitales para garantizar su continuidad.
2.El retorno de la inversión publicitaria es más lento de que lo que lee en internet
Investigar la viabilidad publicitaria en el buscador de Google es algo muy recurrente cuando se está llevando a cabo un proceso de transformación digital.
El problema, y esta es una de las cuestiones que más daño pueden hacer al principio, llega al creer que la base de clientes del canal físico va a trasladarse al nuevo ecosistema digital.
Posiblemente esto no sea así, ya que los hábitos de consumo condicionan la intención de compra. El internauta digital no quiere
ni busca lo mismo que el cliente clásico.
Esto hay que tenerlo muy presente a la hora de  realizar los cálculos económicos: el retorno de la inversión puede que sea más lento de lo esperado.
¿Qué hacer para minimizar la pérdida? Es indispensable definir los nuevos clientes potenciales antes de realizar la inversión publicitaria, nunca durante su gestión. Para ello, hay que apoyarse en los siguientes pilares:

  • Análisis del target de la competencia digital
  • Ejecución de campañas de testeo
  • Búsqueda de micronichos en redes sociales
  • Rastreo de tendencias vinculadas a las principales keywords de cada sector

Una práctica muy útil es utilizar el email marketing con los clientes del canal físico para averiguar qué tipos de newsletters suscitaban más conversión y apertura. Esto permitirá ir elaborando un mapa mental sobre el usuario digital ideal

3.La digitalización de las finanzas no es solo para las grandes multinacionales
Una transformación digital completa no es posible si las actividades destinadas a administrar los recursos empresariales no están supeditados por una metodología holística superior.
La principal consecuencia de esta falta de visión de conjunto es la limitación de la toma de decisión debido a una escasez informativa y documental. Básicamente, no se tendrá a mano todo lo necesario para discernir el mejor rumbo para el negocio. Por no decir que todo el trabajo de gestión será mucho más lento e impreciso.
Herramientas como KissFlow pueden ayudar en este aspecto.
Se trata de una solución e-Commerce especializada en la gestión de finanzas digital que analiza los datos en tiempo real y automatiza la creación de informes.
4.La logística de envíos e-Commerce puede ser tremendamente costosa si no se automatiza
Por alguna razón, existe una especie de creencia que dictamina que la transacción termina con la venta. Es precisamente al revés.
La venta da paso a la etapa de preparación y transporte de las mercancías hacia el cliente final.
De hecho, la falta de conocimientos logísticos es la razón principal de que muchos e-Commerce abandonen en el corto plazo, pues la cantidad de errores estrecha el margen de beneficio hasta hacer el proyecto insostenible.
Por lo general, en esta etapa se llevan a cabo los procesos de:

  •  Administración del stock de los almacenes
    ● Preparación de los envíos
    ● Gestión de las devoluciones y la logística inversa
    ● Contacto con empresas de transporte e integración en la red

Parece que aquí el concepto “digital” se difumina, y nada más lejos de la realidad, puesto que dar salida a todos los procesos de forma eficiente y poco costosa requiere de la instalación de un software de gestión y automatización de envíos.
Uno muy interesante es Outvio.
Esta plataforma centraliza la etapa postventa de un negocio en una interfaz de gestión vertical. De esta manera, es posible hacer envíos automáticos a todo el mundo, imprimir etiquetas en masa, elegir las opciones de envío más económicas, automatizar devoluciones, realizar seguimientos de envíos internacionales, etc.
También se puede optar por una solución manual, aunque esto es sólo viable cuando el flujo de pedidos es mínimo y, en cualquier caso, siempre serían ineficientes.
Por eso es muy recomendable la integración del software desde el inicio.

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.