El almacenamiento en cinta tiene su futuro asegurado.

El almacenamiento en cinta tiene su futuro asegurado.
Se calcula que producimos diariamente 2,5 quintillones de bytes de datos. Al ritmo que vamos, se espera que los datos mundiales alcancen los 175 zetabytes para 2025, lo que representa un crecimiento anual del 61%. Un ZB equivale a un trillón de gigabytes (los últimos teléfonos móviles tienen 256 GB).
Pero, ¿dónde se almacenan todos estos datos? Hay más de 500 centros de datos en el mundo que almacenan unos 547 exabytes (EB) de datos reales, y más de 151 instalaciones en construcción. IBM estima que hoy en día más de 345.000 EB de datos residen en sistemas de almacenamiento de cinta: su bajo coste por gigabyte, su durabilidad a largo plazo, su fiabilidad, su bajo consumo de energía, su seguridad y su escalabilidad es lo que ha impulsado su avance y ha garantizado su longevidad.
_______________________________________________________________
Promocionado
Normas y legislación actualizada sobre la transformación digital en empresas e instituciones
.
https://www.docuformacion.com/course/administracion-publica-e-administracion-transformacion-digital

Por tanto, la cinta magnética digital -un medio de almacenamiento inventado en 1952 con una capacidad inicial de unos 2 MB por carrete- sigue siendo una tecnología ideal no sólo para almacenar enormes cantidades de datos, sino también para nuevas aplicaciones como en los entornos de nube híbrida.

Aunque la cinta ha existido desde hace más de 60 años, ha mejorado con el tiempo. El último trabajo de IBM Researh, realizado de la mano de los ingenieros de Fujifilm, representa una mejora potencial de la capacidad de aproximadamente 48 veces más que un cartucho LTO8, el último producto de cinta magnética estándar de la industria, y una mejora de 29 veces más que el actual producto de cinta empresarial de IBM.

La tecnología de cintas de IBM facilita una interfaz perfecta con la tecnología cloud y permite que las aplicaciones nativas de cloud puedan escribir y leer la cinta sin necesidad de conocimientos o software especializados o patentados. Es precisamente esta intersección de la tecnología de nube y cinta la que permitirá a las organizaciones aplicar una estrategia de datos escalable, asequible y segura sin precedentes. La cinta seguirá viviendo entre los bastidores de las grandes compañías, almacenando todos esos zetabytes de datos que manejamos en nuestro día a día.

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.