5 razones para crear tu propio pódcast en 2021

5 razones para crear tu propio pódcast en 2021
Hay muchos elementos en internet que se han visto catapultados durante este año 2020. Este quizás haya sido el año que más tiempo hemos pasado en casa y enganchados a nuestros dispositivos. Las plataformas para ver series y películas han visto incrementar sus cifras, pero nada comparado con los pódcast.
Según la consultora Voxnest, durante el primer semestre del 2020, el número de personas que han escuchado un pódcast en español ha incrementado en un 94%. Y las cifras no parece que vayan a bajar en lo que queda de año. Podemos decir que nos encontramos en la época dorada de los pódcast, pero no te preocupes, aún estás a tiempo de sumarte a este nuevo mundo.
Si estás dudando sobre si merece la pena empezar tu podcast, aquí encontrarás una guía sobre qué necesitas para hacer uno y de qué manera puede ser un soporte útil para tus proyectos.
Si te gusta la radio, amarás los pódcast
Las comparaciones son odiosas, pero en este caso no podemos obviarlo: los pódcast y la radio van de la mano. Al principio parecían competidores y, con la llegada de los pódcast, se creía que la radio en vivo tal y como la conocemos tenía los días contados. Con el pasar de los años, ambas empezaron a convivir y hoy en día tienen una relación muy estrecha.
Apenas unos pocos años pasaron hasta que las radios convencionales empezaron a ver en los pódcast una manera de dar facilidades a los oyentes. La gran mayoría de los programas de radio pueden escucharse en cualquier momento en formato de pódcast a la carta en cualquier plataforma y dispositivo.
Algunos programas humorísticos como La Vida Moderna o Nadie Sabe Nada de la Cadena Ser, actualmente tienen más oyentes en este formato a la carta que en su horario normal.
Pero esto no se limita a los formatos humorísticos, otros más apegados a la radio convencional y a la actualidad también triunfan en formatos a la carta.
El matutino de actualidad Las Mañanas de Federico o el programa deportivo El Larguero , tienen cada día más oyentes en diferido. A la gente no le interesa no escuchar la actualidad en vivo, prefieren un horario que les sea más cómodo.
Actualmente la radio y los pódcast van de la mano, por lo que si tu pasión está en las ondas, encontrarás en los pódcast una gran puerta de entrada.

Con tener ganas, sobra
Cuando decimos que no tiene un pódcast quien no quiere, lo decimos de verdad. ¡Nunca crear un pódcast ha sido tan fácil y, sobre todo, barato! Solo necesitas una conexión a internet, un ordenador y ya está. Eso sí, si lo que quieres es hacer un pódcast de calidad, necesitarás algunas cositas más:
Micrófono: si vas a hablar, quieres que te escuchen bien. La mayoría de los ordenadores vienen con micrófono de serie. Para una video llamada con tu tía, es más que suficiente, pero para un pódcast necesitarás un micrófono real. No hace falta que sea profesional, pero te aconsejamos leer reseñas antes de comprar uno.

Guión: si Orson Welles utilizaba guiones, a ti también te harán falta. Debes pensar de que vas a hablar e intentar atraer la atención del oyente durante todo el episodio. Si eres más de hablar que de escribir, el convertidor de audio a texto será tu mejor aliado. Esta herramienta es muy útil a la hora de revisar lo que hablas, corregir errores de información y fallos típicos del lenguaje hablado. Es mucho más rápido buscar en texto que encontrar el segundo exacto en que hablaste de algo en particular.

Editor: editar audio es mucho más que cortar y pegar fragmentos. Si quieres que tu pódcast sobresalga, debes saber en qué formato exportar los archivos, que caratula quieres que tenga, donde subirlo y dar todas las facilidades posibles. Hay programas más centrados en editar, otros en subir a varias plataformas, elige el que más te convenga dependiendo de cuál sea tu prioridad.

Aún queda mucho por decir
Antes hemos hablado de la explosión de pódcast durante este año de pandemia. Es verdad, podemos encontrarlos de todas formas, colores y temáticas. Sin embargo, se trata de algo relativamente nuevo. La palabra “pódcast” no se acuñó como tal hasta el año 2003, o sea que estamos frente a algo aún reciente.
Ante la facilidad de crear uno, mucha gente se ha lanzado a hacer pódcast sin analizar bien su contenido. Por eso hoy en día podemos encontrar muchísimos pódcast sobre una temática, pero la mayoría sin un contenido curado ni elaborado.
Si quieres crear un pódcast sobre una temática que ya está vista, piensa en que puedes aportar de especial. Cuanto más lo elabores, analices qué quieres decir, de qué manera, y a qué público, mejores resultados tendrás. Y cuanto más puedas diferenciarte del resto, mejor aún.
Puede haber otra alternativa, que quieras hacer un pódcast sobre una temática aún poco explorada. En ese caso, es verdad que te encuentras con un camino más llano. Sin embargo, no debes prestar menos atención a los detalles. No hay excusas para no hacer un contenido de calidad.
Haz que tu voz llegue a nuevas audiencias
Así como aún hay muchas temáticas de las que hablar, también hay mucha audiencia a la que llegar. Más del 50% de los menores de 44 años escucha pódcast. Y junto con estos datos, encontramos análisis demográficos mucho más específicos que podemos aprovechar.
Las audiencias más jóvenes y los que se encuentran entre 20 y 40 años son los que más pódcast escuchan. Por su comodidad para escuchar (con tener internet y un dispositivo relativamente nuevo, es suficiente), su facilidad para entender y conocer nuevas temáticas y la capacidad de poder hacer multi-tasking, son parte de la explicación de su éxito.
Si quieres añadirle valor a tu proyecto, añadir información adicional o aumentar la visibilidad y el engagment de tu empresa, deberías plantearte un pódcast.
Un gran ejemplo de empresa que supo aprovechar los pódcast es HBO. El año 2019, primero en EEUU y Latinoamérica y más recientemente en España, la productora estadounidense se ha lanzado a los pódcast. A cada gran lanzamiento, le ha seguido un pódcast con especialistas que analizan cada capítulo y añaden información relevante. Esto ha repercutido en un gran éxito tanto de las series como de los pódcast.
Hablar sobre temas satélite de lo que ofreces, que sean interesantes y estén bien explicados, puedes ser una manera eficaz de hacerte llegar a más gente.

No todo en la vida es hablar

La gente no escucha pódcast solo para oír hablar a la gente. Si vamos a la lista de los más populares, encontramos una gran variedad de temáticas. Existen pódcast musicales, de meditación, pódcast que nos ayudan a concentrarnos e incluso de ASMR.
Podemos encontrar audiolibros en forma de pódcast, con capítulos separados en episodios e historias de ficción al estilo radio-teatro. Es el caso de los creadores de Guerra 3 y El Gran Apagón, que han tenido un gran éxito con ambos productos.
Se pueden aprender idiomas, entretener y enseñar a los niños, estudiar para selectividad y relajarnos. No pienses cómo lo que ofreces puede aplicarse a los pódcast, por el contrario piensa cómo los pódcast pueden ayudar a potenciar lo que ofreces.
¿Tu contenido es visual y no sabes cómo dar el paso de Youtube a un pódcast? Quizás no sea necesario. Todo el mundo conoce Youtube, está mucho más instalado que los pódcast en la sociedad. Muchos creadores prefieren subir sus pódcast en formato video en Youtube, con resultados muy buenos.
Y no necesariamente tiene que ser un video. Puedes subir una carátula llamativa y el audio de tu pódcast si no quieres tener que preocuparte por la imagen y el fondo. El mundo Youtube tiene subscriptores muy fieles, que consumirán tu contenido independientemente de cómo lo ofrezcas.

No te vamos a engañar, hoy es muy difícil que puedas sacarle beneficio directo a un pódcast. Es algo aún muy reciente en España. Las marcas aún no ven todo su potencial y tardarán algunos años en empezar a verlo. Sin embargo, ese día llegará y querrás que te encuentre con un pódcast establecido, bien hecho y de calidad.
Puedes encontrar muchos pódcast de donde sacar inspiración. Piensa en qué tema puedes aportar tu conocimiento y piensa bien cómo decirlo. También, ten en cuenta cuál es tu público objetivo y cómo atraerlo a tu pódcast.
Lo más importante es destacar. Una idea puede ser invitados de renombre, especialistas en la materia o simplemente gente influyente con algo que decir.
Y aquí reside otro elemento de los más importantes: algo que decir. Podemos escuchar gente hablando literalmente en cualquier parte. Pero encontrar alguien con algo que decir, que nos interese y nos atrape, es más difícil. Ahí debes apuntar, ese hueco está esperándote.
(Fotos cedidas por el cliente)

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.