El concepto Blockchain

El concepto Blockchain
Autor: Eduardo Juan Fórneas Lence
Ingeniero en Informática desde 1987
RedHat Engineer
LPIC instructor
Fundador de Software Research SL
Fundador de IAD Software SL
Cofundador de Seaceptanideas.com

El concepto blockchain aparece vinculado a tareas habituales y otras que no lo son  tanto. Muchos profesionales lo relacionan con el Bitcoin y las criptomonedas, en general con procesos que implican transacciones económicas a pesar de la cantidad de ejemplos y sesudos estudios que pueden encontrarse en internet, que solo pueden recordar parte de los ejemplos que han leído, en su mayoría “copia y pega”, y que aplicados a la vida diaria parece que su tratamiento, implementación y uso queda reservado a los “gurús” de la tecnología.

Pues nada más lejos de la realidad, blockchain puede aplicarse a muchas áreas diarias del conocimiento humano, tareas administrativas, bancarias, etc. que nos afectan y que podrían facilitarnos la vida cotidiana

Un difunto deja una propiedad en herencia a su descendiente más cercano, esta propiedad está registrada debidamente mediante una escritura pública que a su vez tiene un número de protocolo del notario que registró la propiedad por primera vez, éste entrego una copia de la escritura al propietario original y otra en el Registro Notarial Central, además del Registro de la Propiedad y otra copia que consta en sus propios archivos.
A estas alturas, ya tenemos al menos cuatro escrituras en su punto que dan fe del hecho que queremos constatar, así que cualquier intento de manipular uno de estos escritos quedará en evidencia al ser contrastado con el resto de las copias existentes.
Ya con las escrituras en su punto, un nuevo notario protocoliza la herencia de la propiedad a nombre del nuevo propietario, es decir, el heredero.

La escritura original de propiedad no se destruye, ninguna de sus copias, en ninguno de los lugares en los que se depositó originalmente, así que siempre sabremos quién fue su propietario original, en lugar de ello, el heredero recibirá una nueva escritura con su respectivo número de protocolo que hará referencia a la escritura anterior y que formará junto con la primera, una cadena compacta, sólida e indestructible y seguirá la misma cadena que el escrito original, garantizando que en sucesivas transacciones se mencione y siga el mismo esquema que se aplicó la primera vez.

Bromas aparte, el proceso descrito se repite a diario en cualquier lugar del mundo con toda fiabilidad, se garantiza la integridad de la información mediante copias múltiples y además cada transacción hace referencia al estado anterior del objeto y en su proceso intervienen personas u organismos que dan garantía de custodia y redacción.

Blockchain se basa en una o más bases de datos, distribuidas y de confianza donde se deposita la información, en este momento es cuando la tecnología aporta lo que mejor sabe hacer: rapidez y seguridad.
La información que se deposita en cada base de datos está cifrada, es decir, se guarda de manera que no pueda ser alterada, usando procesos de cifrado seguro, además cada copia de la información es exactamente la misma y cualquier intento de manipulación se delataría fácilmente, ya que la información del resto de las bases de datos no coincidiría.

Cada bloque de información que se guarda puede contener una o más transacciones de manera que forma un “todo” o bloque y que además está incrustado entre otros bloques con los que mantiene una relación que los une, cada bloque está unido al anterior y al posterior, para que no pueda ser extraído sin que antecesor y predecesor queden desvinculados.
Así cada bloque de información forma una “cadena” con el resto de los bloques, al igual que ocurre de forma singular con una propiedad que pasa de mano en mano dejando un rastro en el tiempo que se puede seguir en dos direcciones, hacía atrás en el tiempo y desde un punto anterior hacía adelante.
Blockchain proporciona múltiples ventajas, ya conocidas, pero ahora reunidas en una única herramienta y concepto, por ejemplo:

  • enlace cronológico que forma una única línea temporal
  • cada bloque de información no se reescribe, se agrega un nuevo bloque a la cadena
  • ningún bloque se destruye en ningún momento, toda la información se preserva
  • cada bloque puede contener incluso más de una transacción
  • puede crecer de forma que agregando más bases de datos la información almacenada aumente
  • si una base de datos se destruye, puede recomponerse a partir del resto de las bases de datos existentes
  • los bloques de información pueden ser de acceso público o privado, incluso parte de la información
  • toda la información que se almacena en la cadena es descentralizada y por lo tanto distribuida, de esta forma cada base de datos puede ser controlada y vigilada por el responsable de la misma
  • cuando un bloque nuevo se introduce, se crea una confianza en él y se resincronizan todas las bases de datos para agregar el nuevo bloque
  • cualquier base de datos que componen el registro de la cadena puede ser consultado en tiempo real
  • el propio sistema de cadena hace innecesaria la intervención de un intermediario, ya que se auto gestiona y genera sus propios métodos de confianza
  • disminuye el costo global de manejo, registro y actualización de la información
  • disminuye el riesgo de pérdida o manipulación indebida, proveyendo información veraz y actualizada de cada transacción
  • el sistema de blockchain puede aplicarse a datos privados, gubernamentales, bancarios, etc. y su consulta puede ser pública o con derechos regulados, por ejemplo, para añadir un nuevo bloque a la cadena

El ejemplo de una propiedad que cambia de dueño, es solo una parte mínima y cotidiana de como blockchain puede ser utilizado por personas corrientes en actos corrientes y a lo largo de todo el mundo, es fácil extrapolar su funcionamiento al mundo mercantil, bancario, personal, educativo, administrativo, etc.

Quizá, y después de todo, este sistema siga sembrando dudas entre aquellas personas que solo desean “usar” y no “comprender” el mundo que les rodea, al igual que ahora confiamos en las tarjetas de crédito, aunque no entendamos bien el proceso que se oculta tras ellas, blockchain es más transparente y “simple” de lo que pueda parecer, solo las tareas tradicionales que cambien a la tecnología a blockchain inspirarán la confianza necesaria para que el mundo las acepte, al hacer de ellas algo cotidiano.

Autor:  Eduardo Juan Fórneas Lence
Twitter  @eforneas

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.