Proyectores 4K y sus avances tecnológicos en pocos años.

La industria de los proyectores ha avanzado muchísimo en cuestión de no demasiados años. Una clara muestra de ello son los componentes que montan hoy en día, los cuales para los propios fabricantes resultan más asequibles en términos económicos.

Este aspecto se traduce en que, actualmente, comprar un
proyector 4K en España no sea una inversión estratosférica ni mucho menos. De hecho, cada vez se dejan ver en más hogares de nuestro país.

Poder incluir un hardware de mayor potencia y capacidad que no suponga un gran gasto para los consumidores ha derivado en una serie de características que antaño eran impensables.

Versatilidad: tiro corto o largo
No hay que remontarse a muchos lustros atrás para dar con una época en la que los proyectores solo podían instalarse en estancias de considerables metros cuadrados. Y es que en caso contrario la pantalla proyectada pecaba de ser un tanto pequeña. Pero, ¿qué pasa con aquellos españoles que tienen una sala o un comedor de escasas dimensiones?

Afortunadamente a día de hoy cuentan con los modelos de tiro corto. Es decir, a pesar de la poca distancia que haya entre el dispositivo y la pared, la cifra de pulgadas es elevada.

La versatilidad de los proyectores 4K, por supuesto, también es apta para grandes habitáculos. En este caso los modelos de tiro largo se convierten en idóneos, pudiendo montarlos en el techo, una balda o cualquier otro emplazamiento.

Resolución
Es innegable que uno de los aspectos más demandados por los consumidores, a lo largo de todos estos años, ha sido el aumento de la resolución. Una tarea pendiente por parte de numerosos fabricantes que en pleno 2020 se han puesto las pilas.

En la actualidad muchos de los proyectores que se comercializan son capaces de reproducir contenido 4K nativo. Es decir, no son visualizados con ningún tipo de reescalado. Si la fuente multimedia, desde un PC hasta una videoconsola o reproductor, tiene los medios necesarios para emitir la imagen en altísima definición el proyector la muestra tal cual en una pantalla de enormes dimensiones.

La nitidez es espectacular, lo cual se agradece en muchos tipos de contenidos. Un claro ejemplo son las retransmisiones deportivas. En efecto, la versatilidad de la que hablábamos antes ha dado pie a que los proyectores ya no solo se utilicen para la reproducción de películas y series.
Por supuesto, dichos contenidos se disfrutan muchísimo más proyectando la imagen en 4K. Lo mismo sucede con partidos de fútbol, Grandes Premios de Fórmula 1 y otros eventos de gran trascendencia.

A todo ello hay que sumar las videoconsolas. Los buques insignia de empresas como Microsoft y Sony están a punto de salir al mercado y, presumiblemente, ejecutarán muchísimos de sus títulos en 4K.
De ello se beneficiarán los usuarios que tengan en posesión un proyector de esta resolución, ya que todas las escenas procederán a mostrarse con multitud de detalles y sin dientes de sierra u otros defectos gráficos.
Retomando el aspecto puramente multimedia, el éxito de los proyectores 4K está creciendo junto al que cosechan plataformas streaming. Hablamos de servicios como Netflix, HBO y Prime Video, los cuales se encargan de publicar muchos de sus contenidos en Ultra-HD.

Negros más puros
Reproducir unos negros fieles ha acostumbrado a ser una tarea pendiente por parte de algunos fabricantes. A medida en que la tecnología fue evolucionando dicho color se ha pasado a recrear con una mayor fidelidad.
Lograr que las lámparas que implementan los proyectores 4K muestren tonalidades negras es una tarea mucho más complicada en comparación con los paneles de televisión, especialmente los OLED. Aun así, enormes inversiones en I+D han dado pie a muy buenos resultados.

Tanto es así que las típicas líneas horizontales negras que se muestran arriba y abajo si el contenido tiene un ratio de aspecto distinto al del proyector prácticamente no se ven con la sala a oscuras. El color grisáceo asociado a los negros está pasando poco a poco a ser historia.

Funcionamiento silencioso y con óptima refrigeración
Antaño cuanta mayor potencia tenía un proyector más decibelios acarreaba su funcionamiento. Por suerte ya no es así optando por modelos de fabricantes tan prestigiosos a nivel nacional e internacional como Optoma y Benq.

Conviene destacar el hecho de que algunos modelos incluyen varios sistemas de funcionamiento. El modo ‘eco’ es de los que menos energía consumen y, a su vez, menor cifra de decibelios emite. Nuevamente la versatilidad se evidencia permitiendo al consumidor elegir para adaptarse a sus necesidades, requisitos y exigencias.

En lo que a la refrigeración se refiere, los proyectores 4K también han mejorado mucho en comparación con una década atrás. Ahora que las temperaturas veraniegas se encuentran instauradas en gran parte del país es de agradecer que el dispositivo tecnológico permanezca con una adecuada cifra de grados incluso si se mantiene encendido durante una larga sesión de proyección.

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.