La monitorización de la ciberseguridad.

La ciberseguridad se ha posicionado en el eje de cualquier proyecto relacionado con la transformación digital. La mejora de la seguridad digital refuerza la confianza y fidelidad de los clientes.
De media, solo dos tercios (65%) de las compañías españolas están activamente protegidas por sus programas de ciberseguridad.
Las competencias más necesarias para mejorar las soluciones de ciberseguridad son: el análisis de amenazas cibernéticas y la monitorización de seguridad.
En los procesos de transformación digital, se puede exigir responsabilidad penal a las sociedades por los delitos cometidos por las personas que tienen poder de representación de las mismas si se han beneficiado de ellos. Se añade la responsabilidad por aquellas infracciones propiciadas por no haber ejercido la persona jurídica el debido control sobre sus empleados.
Las multas pueden ser elevadas y las penas bastante graves y en algunos casos llevar a la disolución de la sociedad, suspensión o prohibición de sus actividades o a la inhabilitación para obtener subvenciones o ayudas públicas.
La persona jurídica quedará exenta de responsabilidad, si antes de la comisión del delito, ha adoptado y ejecutado eficazmente un modelo de organización y gestión que resulte adecuado para prevenir delitos de la naturaleza del que fue cometido o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión.
Información: www.docuformacion.com

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.