Entrevista a Bárbara Muñoz, nueva presidenta de la Sociedad Española de Documentación e Información (SEDIC)

Revista Transformación Digital | viernes 06 - septiembre - 2013

n685333541_883358_4777 (1)(3)Bárbara Muñoz de Solano-Palacios es la nueva presidenta de la Sociedad Española de Documentación e Información ( SEDIC). También es directora del Archivo y Biblioteca del MNCARS, trabajo que compatibiliza con la docencia en la Universidad Complutense de Madrid.

¿A qué retos te enfrentas como presidenta de la Sociedad Española de Documentación e Información? 

La profesión y por tanto los profesionales han cambiado de rumbo, y las cifras económicas de la memoria anual de Sedic así lo demuestran. Uno de los retos principales de la presidencia es no perder la oportunidad de adaptarnos a los intereses de las nuevas generaciones de profesionales para atraer nuevos asociados al tiempo que los socios fieles se consideren valorados como los que son: los pilares de una asociación que se ha forjado gracias a su trabajo extraordinario y sacrificado de los últimos años, sin el cual mi labor futura sería mucho más difícil. Este reto implica tomar decisiones contundentes como han sido el cambio de sede, la apuesta por la formación on-line, la expansión de SEDIC fuera de las fronteras bibliotecarias relacionadas con la gestión de información en su sentido más amplio, la apuesta por la reducción de los costes fijos de mantenimiento y el esfuerzo por la firma de fuertes convenios de colaboración con instituciones y patrocinadores. Si las cosas van bien a partir de ahora, será en gran parte mérito de las Juntas Directivas que han forjado la marca SEDIC, yo todavía tengo mucho que demostrar hasta conseguir que SEDIC germine aunando tradición e innovación.

¿Qué oportunidades debería aprovechar España en la «industria de la información, la educación y la cultura»? 

Ciertamente estamos frente a un importante desafío para los profesionales que ven cómo se suprimen servicios por cuestiones presupuestarias. Sin embargo, los servicios de información, educación y cultura que demandaban los usuarios hace unos años no son los que debemos ofrecer ni los que ofreceremos cuando la economía se recupere. Quedan por pulir algunos aspectos de los servicios tradicionales y definir nuevos proyectos que deberán ser ejecutados una vez se disponga de nuevos presupuestos. Debemos aprovechar estos momentos de recursos escasos en que el contexto nos obliga a interrumpir actividades culturales y educativas para analizar la repercusión que tienen nuestras inversiones en personal y costes y valorar si tiene o no sentido invertir en servicios tradicionales asumidos como necesarios pro el mero hecho de su continuidad en el tiempo. Este tipo de análisis, reflexión, investigación e innovación en nuevos proyectos sólo es posible si se confía en que es más competente invertir personal y tiempo en ello frente a continuar con la oferta de servicios que, como estamos viendo, supone una inversión exponencial en tiempo y dedicación del equipo cada vez mayor ante la escasez de recursos económicos.

¿Y tus desafíos como Bibliotecaria del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía? 

El principal es conseguir anticiparnos al cambio de comportamiento del usuario de la información especializada para seguir posicionándonos como el principal Centro de Información y Documentación especializado en Arte Contemporáneo Español. Los investigadores demandan recursos electrónicos, ágiles de consultar mientras que la socialización en la biblioteca es cada vez más valorada por jóvenes estudiantes. Este desafío se traduce en aunar investigación y conversión del espacio en un lugar flexible, social, activo, donde puedan realizarse actividades de distinto signo, para grupos más o menos pequeños al tiempo que se mantiene la calidad de los recursos para la investigación en Arte Contemporáneo. Parece sencillo pero este reto implica enfrentarse a dos tendencias aparentemente opuestas, en primer lugar la exigencia de ampliar sus funciones y su base de usuarios, y en segundo lugar, desarrollar una mayor especialización tanto en los servicios que ofrece como en la documentación que custodia. Ambas tendencias se derivan del proceso de transformación del museo y se basan en los siguientes desarrollos:

  1. La convergencia de una biblioteca digital y analógica en red.
  2. La preservación de la multiplicación de los recursos documentales de arte contemporáneo generados en diversos soportes y formatos.
  3. Generar un corpus documental (no sólo clasificado sino razonado) que facilite la investigación y el estudio del Arte Contemporáneo.

¿Qué «trucos» y consejos recomendarías a los actuales estudiantes universitarios fundamentados en tu opinión y experiencia? 

El tema “trucos y consejos” es delicado ya que, si bien es verdad que, aparentemente, los resultados profesionales no dependen sólo de nuestro propio esfuerzo, la probabilidad de cumplir retos profesionales aumenta si son fruto de un trabajo intensísimo, hecho con motivación y en mi caso infinidad de apoyo familiar. Bajo esta premisa, cada uno debe encontrar el camino que le sea propio, si yo hubiera planeado la organización de mi vida no habría podido abarcar la mitad de las tareas cotidianas. Muchas veces he intentado retomar asuntos que me preocupan en lo personal y en lo profesional y siento que el orden que le da uno a la intuición es a veces más sabio que cuando uno racionalmente se pone a pensarlo. Sin embargo, creo que cada profesional debe buscar un reto, un aspecto en que cual especializarse y que dicha especialización sea la motivación que le dé sentido a la decisión de haber optado por una profesión concreta. En mi caso concreto opté por profundizar en la digitalización y preservación digital, pero existen tantos temas abiertos vinculados con la gestión documental como puede ser la explotación transmedia, la transnacionalización de los derechos de autor, la clasificación de los datos en la web, la web semántica, etc…

Desde tu faro de presidenta de SEDIC y Bibliotecaria del MNCARS y la propia experiencia ¿Qué cambios crees que serían necesarios en la Universidad y en el Bachillerato y la Formación Profesional para parecernos más a Finlandia? 

Debemos ser conscientes de que la educación de un país forma parte de un contexto cultural global en que intervienen entre otros la sociología, las costumbres y los hábitos propios de cada país. De esta forma, emular un método educativo sin adaptarlo previamente a nuestra realidad cultural determinada creo que no tendría éxito. No obstante, sí deseo resaltar un aspecto que carece nuestro sistema educativo y que considero esencial para mejorar exponencialmente nuestra formación. Desde la infancia se debe fomentar el trabajo en grupo en lugar de la individualidad tan propia de nuestro sistema educativo. Aunque a priori pueda parecer sencillo, implica entre otros aspecto, modificar los métodos de enseñanza, los contenidos, los soportes educativos, la estructura y mobiliarios de las aulas, las características del profesorado. Y sin embargo, este cambio no sólo mejoraría el concepto de sí mismo de los estudiantes sino que aportaría más valor a los grupos educativos. Extrapolado al contexto profesional a largo plazo habría menos reticencias ante la firma de convenios institucionales, a la participación en grupos de trabajo, en equipos de investigación o a pertenecer a una asociación profesional. Francamente, con los profesionales y las instituciones que tenemos, me cuesta creer que no seamos capaces de fomentar y comunicar adecuadamente los beneficios que tiene vencer el individualismo educativo.

(Publicada en http://www.ibercampus.es/barbara-munoz-la-educacion-debe-fomentar-el-trabajo-en-grupo-superar-25110.htm)

Etiquetas: , , , , , ,

Categorías: Bibliotecas, Cultura y patrimonio, Nombramientos