La factura electrónica, una asignatura pendiente en Aragón

Revista Transformación Digital | miércoles 10 - abril - 2013

104423_2509

Aragón se sitúa en la séptima posición en la emisión de factura electrónica. Aunque por debajo de la media del uso de las facturas emitidas, Aragón se encuentra al mismo nivel que las demás comunidades, a excepción de Madrid y Barcelona, según el estudio realizado por SERES, “Estudio sobre la situación de la factura electrónica España 2012”.

El informe registra un ligero incremento en el número de facturas electrónicas recibidas por las empresas, que pasa del 0,43% en el 2009 a un 0,83% en el 2012. Por su parte, el apartado dedicado a facturas emitidas por las empresas registra un ligero descenso, pasando del 2,68% en 2009 al 2,03% en 2012.

Por provincias, Zaragoza encabeza el uso de este documento electrónico. Así, el 88,98% de las empresas zaragozanas participantes en el estudio emiten facturas electrónicas. En Huesca el 9,98% de las empresas y en Teruel sólo el 1,04%. La proporción se mantiene en el apartado de recepción, donde Zaragoza registra un 85,37%, Huesca un 11,54% y Teruel un 3,09%.

En el análisis por empresas en Aragón que utilizan la factura electrónica el estudio registra un ligero descenso en la emisión, pasando del 2,98% en 2009 al 2,81% en 2012. Por el contrario, en los últimos 3 años ha crecido el porcentaje de empresas que reciben facturas electrónicas, pasando del 2,13% en 2009 al 2,87%. En 2012. Estos datos sitúan a la Comunidad de Aragón en la decimocuarta posición en el uso de factura electrónica, por delante de comunidades como La Rioja, Ceuta y Melilla y Baleares.

Tradicionalmente, la Industria ha jugado un papel muy importante en Aragón. En el estudio del 2012 realizado por SERES, el uso de la factura electrónica se divide en dos sectores importantes: Industria y Servicios. El sector Industria tiene un uso de la factura electrónica de 39,62% en el 2012 mientras que el de Servicios un 56,46%.

Etiquetas: , , , , , ,

Categorías: Estudios, Factura electrónica, Innovación