Quo Vadis Facebook…?

Gente conectada
Gente conectada

Autor : Jordi Jové

 La salida al mercado tecnológico – el NASDAQ– de la mayor de las redes sociales, Facebook, reactualiza y pone sobre la mesa algunas viejas e inquietantes reflexiones:  ¿estamos ante una nueva “burbuja” de Internet como la que en su día protagonizaron las punto com?.  Algunos agoreros argumentan que todo puede caer como «castillo de naipes”. Por el contrario, muchos aseguran que las firmas que hoy lideran Internet están asentadas en el engranaje y ganan dinero a espuertas… La empresa que lidera el ya legendario Mark Zuckerberg vale más que General Motors, New York Times Company y Sprint Nextel juntas. No se trata, por tanto, de empresas que hacen su travesía en el desierto de las pérdidas para alcanzar la “tierra prometida” de los beneficios como ocurrió en su día, sino que son firmas rentables y de gran futuro… El analista Felix Salmon  en las páginas de papel del tan apreciado «Wired» nos  compara los IPO (Initial Public Offering) de Netscape en 1995, Google en 2004 y Facebook en este año de gracia… La primera firma vendía por valor de 8 millones de dólares pero perdía el doble. La segunda, al cabo de nueve años vendía por valor de 1800 millones de dólares y ya ganaba 128 millones, mientras que Facebook está en ventas de 3700 millones ganando lo que en inglés denominan «el billion de dólares” , es decir, el equivalente a mil millones… Resulta interesante la reflexión del analista de Wired porque demuestra que tras este IPO, Zuckerberg mantiene con el 56,9% las riendas de la compañía. Además la fórmula escogida para salir al mercado tecnológico supone que el restante 43,1% esté repartido entre más de 500 cuentapartícipes… Parece claro que la reflexión sobre el futuro de las redes sociales ha dejado los circuitos periodísticos, sociológicos y “bloggeros” para pasar a ser tema de debate en circuitos de inversión y financieros… Este desplazamiento otorga a esta reflexión prospectiva una necesidad de mayor análisis y profundización, al haber ahí mucho dinero en juego… Al final, la «cosa» parece centrarse en entender mejor los ciclos de Internet.  ¿Será capaz Facebook de “reinventarse” constantemente, adaptarse a los nuevos dispositivos y ofrecer nuevas prestaciones a los usuarios o sucumbirá ante una nueva plataforma con más «gancho»?  En la vieja economía alguien descubría el secreto de una bebida refrescante y durante cien años explotaba y seguía explotando el filón sin variar la fórmula… En el mundo que nos ha dispuesto la nueva economía ya nadie recuerda el esplendor que tuvieron en su día MySpace o Yahoo, por poner dos ejemplos rápidos sin mayor relieve… De hecho, cabe pensar que las redes sociales podrían evolucionar hacia nuevos derroteros. La cuestión es saber si Facebook puede evolucionar en esta misma dirección o quedarse obsoleto en unos años, que pueden ser meses, en las vorágines compulsivas a las que nos conduce Internet… Resulta tentador hacer algun esbozo de anàlisis evolutivo de las redes. Probablemente para entender sus procesos puede ayudarnos darles una concepción “orgánica” como seres vivos, Así podemos asegurar que las redes nacen, crecen dentro de una misma plataforma y en algún punto de madurez quizá se reproduzcan fuera de esa plataforma-madre y… quizá a la larga mueran. A decir verdad, la muerte en Internet puede quedarse en “vida vegetativa” ¿quién ha utilizado ultimamente yahoo para alguna búsqueda…? y sin embargo sigue ahí… Por encima de este análisis “orgánico” cabría fusionar también un análisis “cultural”: Algunas redes “aprenden” de sus usuarios e integran su conocimiento para seguir creciendo y otras lo ignoran. El gran reto de las plataformas de Internet está en mantener el liderazgo –traducido en tiempo que pasa el usuario en la plataforma y herramientas que utiliza- y eso sólo puede hacerse adquiriendo nuevas habilidades y conocimientos: Google los compra a golpe de talonario y ofrece nuevas y sorprendentes aplicaciones y también Facebook intenta ampliar su plataforma “interactiva” para retenernos ahí, que es de lo que se trata… Veamos que ocurre ahora que Facebook ha comprado todos los talonarios posibles.  ¿Quo vadis Facebook…? ¿Hacia qué caminos te diriges?

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.