La UE impulsa la generalización de la factura electrónica para lograr el mercado único digital

Revista Transformación Digital | martes 04 - mayo - 2010

El secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Francisco Ros, inauguró el 27 de abril la Conferencia sobre Factura Electrónica en Europa organizada por la Presidencia española de la Unión Europea (UE) y la Comisión Europea.

La Conferencia se produce en un momento apropiado para debatir las recomendaciones del Grupo de Expertos de la Comisión Europea y las acciones clave que deben emprenderse para eliminar las barreras que actualmente afectan el uso de la factura electrónica. En este sentido, el encuentro consta de cuatro sesiones sobre los siguientes temas: Pymes y Factura Electrónica, Interoperabilidad, Estándares y Marco legal de la Factura Electrónica.

Según las estimaciones realizadas por la entidad Billentis, de los más de 30.000 millones de facturas que se generarán en Europa en 2010, más de 2.200 millones serán facturas electrónicas, con más de 2,5 millones de empresas y 56 millones de consumidores que harán uso de ellas. El crecimiento estimado del número de facturas electrónicas emitidas en Europa en 2010 es del 37%.

España está, junto a los países nórdicos, en el grupo de países en posición de liderazgo en lo que se refiere a la facturación electrónica entre empresas, con una penetración estimada de más del 12% de facturas electrónicas respecto del total en 2010. En el caso de la facturación electrónica a consumidores, la penetración en España se sitúa entre el 1% y el 6%.

Durante la Conferencia ha tenido lugar la presentación del informe elaborado por el Grupo de Expertos de la Comisión Europea, que propone el establecimiento de un Marco Europeo de Factura Electrónica y ofrece una serie de recomendaciones para la provisión de servicios de factura electrónica de forma abierta, competitiva e interoperable en toda Europa. El objetivo final es promover la adopción masiva de la factura electrónica.

El informe destaca que la factura electrónica tiene un gran potencial y que hay muchos casos en los que las empresas y el sector público ya la han adoptado como parte integrante de sus procesos de negocio. No obstante, aún hay una serie de barreras que obstaculizan una adopción más amplia, especialmente por parte de pequeñas empresas y particularmente cuando se trata de facturación electrónica intraeuropea.

Según el informe, entre los beneficios de la facturación electrónica destacan la mejora de la competitividad, potenciales ahorros de costes, la mejora del cash-flow, beneficios medioambientales, la mayor eficiencia de las cadenas de suministro, la liberación de recursos para un trabajo más productivo y el impulso para el desarrollo del Mercado Único.

Etiquetas:

Categorías: Certificación y firma electrónica, Digitalización certificada, Factura electrónica, Gestión documental