El Deep Learning cambiará radicalmente la forma en que interactuamos con la tecnología
Cada vez que un niño se encuentra con un animal, probablemente no tiene que ensayar conscientemente una subrutina de atributos zoológicos para decidir si es un gato o un perro. Los seres humanos tenemos un sistema cognitivo para percibir estas distinciones. Las diferencias parecen tan obvias, y el reconocimiento de las diferencias nos viene tan naturalmente, que nos referimos a él como el sentido común. Los ordenadores, por el contrario, necesitan orientación paso a paso, en forma de algoritmos, para dar incluso las respuestas más básicas. A pesar de décadas de avances en velocidad y capacidad de procesamiento, las máquinas no pueden hacer lo que un niño hace sin siquiera intentarlo…por ahora.
Durante los últimos años, el Deep Learning, una rama de la Inteligencia Artificial inspirada en la estructura del cerebro humano, ha dado grandes pasos para dar a las máquinas la capacidad de intuir el mundo físico. En el laboratorio de IA de Facebook, han construido un sistema de Deep Learning capaz de responder a preguntas sencillas a las que nunca antes había estado expuesto.
El Echo, el altavoz inteligente de Amazon, utiliza técnicas de aprendizaje profundo.

Las compañías de tecnología más importantes del mundo han estado incorporando técnicas de Deep Leaning para mejorar sus productos y servicios, entre ellas Google. Los de Mountain View, han redireccionado la empresa hacia la Inteligencia Artificial, invirtiendo grandes cantidades de recursos y captando a muchos de los principales investigadores en el campo. Y sus esfuerzos han dado frutos. Cuando Google implementó un aprendizaje profundo en su búsqueda de voz en Android, los errores se redujeron un 25%. A principios de este año, otro sistema de aprendizaje profundo de Google derrotó a uno de los mejores jugadores de Go, el juego de mesa más complejo del mundo.

Este es sólo el principio. En los próximos años, StartUps y grandes tecnológicas, utilizarán el aprendizaje profundo para actualizar una amplia gama de aplicaciones existentes y crear nuevos productos y servicios. Se crearán líneas de negocio y mercados completamente nuevos, lo que a su vez dará lugar a más innovación. Los sistemas de aprendizaje profundo serán más fáciles de usar y estarán más disponibles. Cambiará la forma en que las personas interactúan con la tecnología tan radicalmente como los sistemas operativos transformaron el acceso de las personas a los ordenadores.

Fuente: SGAIM

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Categorías: Big Data, e formacion, Formación, General, Gestión documental, Innovación, Inteligencia artificial, Transformación digital